domingo, junio 28, 2020

La Escuela y la evaluación en tiempos de COVID-19

En las escuelas en los últimos años después de la Ley Nacional de Educación se puso de moda hablar y escribir sobre la evaluación.  Basta con bucear por las páginas de los diarios en los últimos años que ponían en cuestión a la Escuela y su Evaluación como método necesario para reconvertirla a los nuevos tiempos, según algunos.

Cuando el Ministerio de Educación de la Nación y también la DGCyE en la provincia de Bs As definieron que "no hay calificación del primer trimestre, pero sí hay evaluación" el debate en las escuelas sobre la evaluación, la calificación y su relación con el proceso de enseñanza aprendizaje volvió a estar en el centro de la escena escolar, también en las consultas de las familias y alumnos sobre cómo se entendía eso.

No cabe dudas de que la situación actual de Aislamiento Social Obligatorio, con la suspensión de las clases presenciales, nos ha puesto a los docentes ante el dilema ético de reconsiderar esa relación que planteamos entre nuestra propuesta de enseñanza-aprendizaje, la evaluación y el rol de la calificación.

La gramática escolar de la Secundaria establece, casi por defecto, que la calificación es la hora de la verdad en lo que respecta a evaluar el conocimiento, y que esta se focaliza en lo que ha logrado el estudiante, casi exclusivamente.   Esto sucedió porque en muchos casos los procesos de enseñanza-aprendizaje están articulados sobre el resultado de la calificación-evaluación más que sobre la riqueza y la profundidad del saber.  De este modo se corre el riesgo de la manipulación y el sometimiento del alumno.  La hora de la verdad no es la del aprendizaje sino la de la evaluación.
 
Cuando es el profesor quien lo decide todo respecto a este momento decisivo, todo el poder descansa en sus manos.  Así la evaluación ha sido un instrumento de control, de amenaza e, incluso, de venganza, respecto a algunos alumnos que se han permitido ejercitar el derecho a la crítica, a a discrepancia o la indisciplina.
 
La evaluación, de este modo, en la Escuela, paradógicamente, no suele ser educativa.  No repercute en la mejora del proceso.  La evaluación se cierra sobre sí misma, constituye un punto final.  Por ejemplo, cuando los profesores se niegan a explicar a sus alumnos (o se muestran reticentes a hacerlo, por pensar que se trata de una pérdida de tiempo) de dónde proceden las calificaciones que les han atribuido, están desaprovechando un buen elemento de aprendizaje.
 
Es importante el efecto retroalimentador que lleva en su interior el proceso evaluador y poder aprovechar esta riqueza potencial.
 
La evaluación, dice Stuffelbeam (1971), es el proceso de diseñar, obtener y proporcionar información útil para juzgar alternativas de decisión.  Cuando la información que recabamos de la evaluación no repercute en la toma de decisiones, esta pierde su esencia.
 
Sabemos que en el sistema educativo la Evaluación tiene un sentido descendente, no se produce un aevaluación en sentido ascendente, ni tampoco en sentido horizontal.  

Creemos que es momento de avanzar hacia un modelo de evaluación democrático que supone que los interesados manejan la evaluación, deciden sobre ella y ellos son los que dicen lo que piensan, los que analizan lo que hacen y proponen decisiones para mejorar.  No significa que no se reconozcan roles y funciones diversas en el sistema educativo, sino que supone la escucha, el diálogo, la comprensión del otro.
 
Sólo la evaluación democrática puede propiciar un cambio en profundidad en la Escuela.  Esta evaluación, solicitada o emprendida por la comunidad en cuestión, revierte sobre ella en informes rigurosos, claros y significativos.
 
La evaluación debe ser, entonces, un proceso de diálogo, comprensión y mejora del proceso de enseñanza-aprendizaje, es un momento más de ese proceso y la calificación debería ser consensuada como fruto de ese proceso.
 
Se hace imprescindible establecer criterios que permitan evaluar los mecanismos de evaluación que se utilizan en la Escuela.  Un proceso riguroso de metaevaluación no sólo permitirá valorar de manera rigurosa los resultados, sino que permitirá tomar decisiones eficaces para mejorar el planteamiento, la dinámica y los modelos de evaluación, en armonía con una propuesta de enseñanza-aprendizaje adecuada para los miembros de esa comunidad educativa, de esa Escuela.

Lic. Prof. Ernesto Gabriel Cela
ernestocela@gmail.com

sábado, abril 18, 2020

La clase en vivo y la propuesta asincrónica.

En la Escuela Secundaria, en particular, nos estamos planteando cómo proponer una continuidad pedagógica que no quede sólo en el repaso, sino que permita la adquisición de nuevos conocimientos, y para ello nos sentimos interpelados en buscar nuevas estrategias, en capacitarnos para una propuesta pedagógica utilizando las nuevas tecnologías y redes.

Comparto una de las clases de CITEP de la UBA en la que se usa como estategia una conexión por ZOMM, pero podría ser por Jitsi Meet u otras aplicaciones, combinada con la presentación de filminas tipo Power Point.

Creemos que este video no sólo nos capacita en el tema la Clase en Vivo, sino que también vemos un ejemplo concreto de la aplicación de esta estrategia.

Sugiero seguir al CITEP de la UBA.






Lic. Prof. Ernesto Gabriel Cela - ernestocela@gmail.com

miércoles, septiembre 18, 2019

La ausencia del Estado frente al despido de trabajadores

Comparto el comunicado de la Vicaria de Solidaridad del Obispado de Quilmes.

“El trabajo se encuentra en el corazón de la vocación que ha otorgado Dios al hombre para prolongar su acción creativa y realizar, a través de su libre iniciativa y su juicio, un dominio sobre las otras criaturas que no se traduce en una esclavitud despótica, sino en armonía y respeto”.
 
Papa Francisco



Quilmes 18 de septiembre de 2019

 
Una vez más quedamos consternados y una profunda preocupación nos interpela frente a la terrible situación de injusticia a la que se encuentran sometidos los trabajadores de la empresa ANSABO y sus familias. Luego de más de dos meses de incertidumbre y ante la declaración de una dudosa “quiebra”, escuchamos y nos hacemos eco del reclamo de los trabajadores ante la indiferencia del Estado, que no asume la defensa de los derechos básicos de los trabajadores y sus familias.

Reclamamos con firmeza que el Estado en sus distintos niveles, Nacional, Provincial y Municipal, instrumente las medidas necesarias para garantizar la subsistencia de las familias y el puesto de trabajo de los trabajadores. Reclamamos medidas urgentes para proteger cada fuente de trabajo y la dignidad de las personas. No es posible seguir expulsando familias enteras al hambre y a la exclusión.

Rogamos a Dios se puedan encontrar caminos de superación en este duro momento que viven los damnificados, apelando a un diálogo honesto y sincero de todas las partes.



Vicaría de Solidaridad
Diócesis de Quilmes

Lic. Prof. Ernesto Gabriel Cela - ernestocela@gmail.com

martes, julio 30, 2019

La Prostitución es una esclavitud: Día internacional contra la Trata de Personas

Comparto comunicado del Obispado de Quilmes con motivo del Día Internacional contra la Trata de Personas y la Prostitución.

"En el Día Internacional contra la Trata de Personas -30 de julio- el Departamento de Trata de personas y Delitos conexos de la diócesis de Quilmes recuerda la importancia de ayudar a pelear contra el flagelo de la esclavitud, de estar atentos y denunciar situaciones sospechosas al (011) 4189-9727 (número del departamento que atiende las 24 hs.) ó al 145.

Este Departamento formalmente tiene un poco más de 5 años y dio sus primeros pasos en 2009 con el trabajo de Osvaldo Tondino. En esos primeros años pudieron rescatarse 512 chicas privadas de su libertad.

El balance de los primeros diez años de trabajo contra la trata en la diócesis encuentran un compromiso muy grande del Fiscal Daniel Ichazo y su equipo, de la Fiscalía 1 de Berazategui, en el que se lograron más de 500 allanamientos en Quilmes, Berazategui y Florencio Varela y el cierre de más de 110 prostíbulos en el partido Quilmes, y la labor de todos los miembros del departamento diocesano en la denuncia y acompañamiento de las familias y jóvenes rescatadas.

El Departamento de Trata de personas y Delitos conexos trabaja en la concientización de los estudiantes en escuelas sobre la problemática de la trata, y el valor de la mujer y hacia la vida, también en articulación con la Universidad Nacional de Quilmes donde participa de la formación de personas que ayudan a concientizar a la sociedad: “esta problemática es peligrosa porque siempre muta, toma la delantera y tiene una gran expansión con el tema de las redes sociales”.

Los miembros del departamento comparten que “es necesario terminar con el prejuicio de que la prostitución es un trabajo. La prostitución es una esclavitud, ninguna mujer nace prostituta y ninguna mujer tampoco se prostituiría si tuviera acceso a una buena educación, al sistema de salud y a un trabajo digno”.
Lic. Prof. Ernesto Gabriel Cela - ernestocela@gmail.com